Loading...

Como en casa

Tienen esa sensación de impunidad total; esa certeza de que todo aquello que cometen de manera arbitraria y que en ningún caso les gustaría sufrir, pues justamente nadie podrá hacérselo a ellos, aunque sea esta vez totalmente justo y legítimo.

Enlace copiado
Como en casa

Como en casa

Enlace copiado

Es natural pensar que en casa uno puede hacer todo lo que quiera. A partir de ahí, la sensación correlacionada es que nadie, ni el pariente, ni el vecino y aun menos el forastero, tiene el derecho de criticar sus decisiones y comportamiento en el perímetro de su propiedad.

No serán los autoritarios centroamericanos que dirán lo contrario. Gobiernan sus países respectivos como si fueran sus haciendas, con sus empleados, sus domésticos, su puñado de amigos, sus viejas y malas costumbres –aquellas que tienen normalmente encerradas en el fuero interno de sus secretos domésticos–, sus excluidos. Entre estos últimos, como si pudiera sorprendernos, siempre están los periodistas. Los buenos periodistas, claro está. Esos tábanos socráticos, molestosos e insolentes, que en El Salvador, Nicaragua y Guatemala incomodan a las bestias.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, ha lanzado una fuerte ofensiva contra el periodismo de investigación con el arresto el viernes pasado de uno de los periodistas más reconocidos de América Latina, José Rubén Zamora, presidente de El Periódico. Giammattei se inscribe así en el guion clásico del autoritarismo que orquesta grandes persecuciones contra los periodistas. Sin ir muy lejos, sigue los pasos de sus ilustres vecinos: basta con ver lo que hace Ortega con Carlos F. Chamorro y El Confidencial –entre tantos otros– en Nicaragua; Bukele con Carlos Dada y El Faro –entre otros– en El Salvador.

Pues aquí surge una contradicción de esas groseras que saben proponernos los autoritarios de la región. De manera sorprendente aquí ya no funciona la separación entre lo mío y lo tuyo, el adentro y el afuera, el interior y el exterior, mi casa y la tuya. Se importa una práctica del extranjero argumentando que es buena porque funciona en su lugar de origen, sea cual sea este. Y al mismo tiempo, si se producen críticas extranjeras sobre asuntos nacionales, dirán que no son válidas porque las situaciones entre países son totalmente diferentes.

Sin embargo, siguen con esa retórica y aun más con todo lo que busca esconder: la corrupción, las violaciones de derechos, las persecuciones. ¿Por qué? Precisamente porque se sienten como en casa, como en su casa, donde ellos mismos establecen sus reglas y costumbres, donde pueden apreciar y maltratar a los que quieran y como quieran. Tienen esa sensación de impunidad total; esa certeza de que todo aquello que cometen de manera arbitraria y que en ningún caso les gustaría sufrir, pues justamente nadie podrá hacérselo a ellos, aunque sea esta vez totalmente justo y legítimo. Me dirán que es supuestamente el trabajo de la justicia; sí, cuando esta sigue existiendo y ejerciendo libremente. No será útil precisar que no es el caso en estos países "hermanos" como bien dice Bukele.

¿Qué queda entonces? Pues justamente la prensa, la oposición política –cuando existe y es eficiente donde aún tiene el derecho de existir–, y en cierta medida, la comunidad internacional que es prisionera de su etiqueta –"los mismos de siempre" en las retóricas oficialistas– y limitada a sus discursos simbólicos, aunque podemos saludar por ejemplo las excelentes y valientes declaraciones del embajador de la Unión Europea en El Salvador, François Roudié, quien aprovechó el Día del Periodista para subrayar sutilmente la importancia del trabajo periodístico en nuestro país. En el desierto institucional, la prensa se convierte en el último obstáculo y presa máxima del Príncipe. No la dejemos sola.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • casa
  • impunidad
  • autoritarios
  • José Rubén Zamora
  • periodistas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines