Loading...

30 años después, Acuerdos de Paz: la letra y la realidad

El 16 de enero de 1992, en el Castillo de Chapultepec, México, Gobierno y guerrilla firmaron siete acuerdos que dieron paso a la reconciliación política, Hoy en día despreciada desde el oficialismo.

Enlace copiado
Acuerdos. Los Acuerdos de Paz firmados en 1992 pusieron fin al conflicto armado y sentaron las bases para la democracia en El Salvador.

Acuerdos. Los Acuerdos de Paz firmados en 1992 pusieron fin al conflicto armado y sentaron las bases para la democracia en El Salvador.

Enlace copiado

Hoy, El Salvador conmemora el trigésimo aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, un evento que significó el cese al conflicto armado que por 12 años dejó más de 75,000 salvadoreños muertos y que para varias entidades internacionales supuso un ejemplo por la forma en la que se llevó a cabo tras la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y algunos "países amigos".

Desde que asumió su gestión, el actual Gobierno ha buscado deslegitimar el acontecimiento, calificándolo como "farsa" e intentando venderlo como si hubiera sido un "pacto de corruptos" que "dio inicio a la impunidad de ARENA-Frente", según palabras del presidente Nayib Bukele, y Ernesto Castro, presidente de la Asamblea Legislativa, respectivamente.

Pese al hecho de que el legado histórico de los Acuerdos se conciban hoy desde la esfera estatal apelando al revanchismo político e intentando minimizar su importancia en la historia del país, los Acuerdos de Paz significaron una serie de consensos que permitieron no solo el paso a la vida democrática del país, sino también al de la reconciliación política.

Siete fueron los puntos principales que se acordaron tras una serie de reuniones que comenzaron en octubre de 1984, en La Palma, Chalatenango. Siete años de avances, frenos, pasos y retrocesos; reflejo no solo de lo difícil que fue acordar los siete puntos de los Acuerdos (ver punteo), sino también que una vez comenzó el diálogo, este ya no se detendría.

Los puntos versaban sobre las necesidades que tenía el país para encarrilarse en la vida democrática. Contrario a la versión que vende el gobierno de Nayib Bukele, de que fue un pacto para garantizar impunidad, las exigencias implicaron el descenso en el accionar de la Fuerza Armada (principal violadora de Derechos Humanos durante el conflicto), así como la creación de instituciones que velaran por la defensa de los derechos humanos, por la democracia electoral y la civilidad de las fuerzas de seguridad pública.

Todas se concretaron. Se dio vida a la Policía Nacional Civil (PNC), se redujo el número de efectivos de la Fuerza Armada, se creó la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, el Tribunal Supremo Electoral y el FMLN pasó de ser una fuerza subversiva a un instituto político que inclusive llegó, en 2009 y 2014, a ganar la presidencia de la república.

Empero, si se concretaron los puntos que versaban sobre aristas políticas, más complicadas fueron las relacionadas a la economía. Los problemas que originaron la guerra (falta de acceso a tierra para campesinos, de salud, vivienda, educación, o empleo) debieron haber sido abordadas en un Foro de Concertación.

Empero, al mando de ARENA, los primeros gobiernos tras la guerra priorizaron otro modelo y las privatizaciones comenzaron a ocurrir. Banca, telefonía, pensiones. La economía creció producto del efecto "rebote" —tal cual como ocurrió en 2021, el año posterior al impacto de la pandemia—, y se llevó a cabo la reconstrucción de infraestructura. Lo social se ejecutó a cuentagotas.

¿Y las víctimas?

Una de las deudas que persisten desde la firma de los Acuerdos de Paz es con las víctimas del conflicto armado. Esto a pesar de que han existido algunos intentos de creación de normativa que permita la "Reconciliación Nacional".

En 2016, la Sala de lo Constitucional declaró inconstitucional la Ley de Amnistía. En 2020, la Asamblea Legislativa aprobó una Ley de Reconciliación que, sin embargo, fomentaba la impunidad y neutralizaba posibles condenas para violadores de derechos humanos durante el conflicto armado.

Bloqueadas por la derecha y olvidadas por la izquierda, la justicia para las víctimas es la gran deuda pendiente.

Lejos de recortar camino para cumplirlas, sin embargo, el país ha dado pasos en reversa en otros ámbitos: la seguridad volvió a militarizarse, los espacios de libre expresión han comenzado a cerrarse, y la sombra del autoritarismo se cierne sobre el país, a dos años de la realización de nuevas elecciones.


Cronología de los Acuerdos de Paz

Fechas que marcaron el camino de la negociación.

4 de Abril 1990
En Ginebra, Suiza, se lleva a cabo la primera reunión tras la ofensiva (noviembre 1989) y en la cual interviene la ONU. Se establece como objetivo fundamental terminar con el conflicto bélico.

27 de abril 1990
En la reunión en México, se acuerda la reforma de la Constitución en las áreas de derechos humanos, Fuerza Armada, seguridad pública, sistema judicial y sistema electoral.

26 de julio 1990
De la reunión que tuvo lugar en San José, Costa Rica, se destaca el establecimiento de los primeros acuerdos para garantizar el respeto a los Derechos Humanos.

25 de Sept. 1990
En Nueva York se acordaron, entre otros aspectos, la creación de la Comisión Nacional para la Consolidación de la Paz (COPAZ), establecer la reducción de la FAES y la creación de la PNC. 

31 de dic. 1990
Se estableció que la paz definitiva se firmaría en el Castillo de Chapultepec, México, el 16 de enero de 1992, y que el cese del enfrentamiento armado iniciaría el 1 de febrero del mismo año.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines